Somos una empresa de cobranza judicial creada en el a√Īo 2012. Hoy prestamos este servicio a grandes Clientes, llevamos m√°s de 150.000 juicios, contamos con m√°s de 120 colaboradores y tenemos sucursales en Chile, Per√ļ y Espa√Īa.

Cont√°ctanos

Miraflores 130, pisos 26 y 27, Santiago, Chile

asistencia@hmycia.com

(+56) 993 576 017

800 001 207

√Āmbito legal

Diferencias entre cobranza judicial y extrajudicial

Para las PYMEs y microempresas cobrar facturas impagas es un proceso extremadamente engorroso. Debido a sus altos costos, muchas de ellas no logran acceder a los dos tipos de cobranzas que existen para obtener el pago de sus deudas, hablamos de las cobranzas judiciales y extrajudiciales. 

La cobranza extrajudicial es aquella que se realiza a través un call center especializado. En él se realizan llamados telefónicos, mensajes o correos electrónicos, con el fin de notificar al deudor y llegar a un acuerdo sin nada judicial entre medio. 

En este sentido es preferible que sea alguien externo a la empresa/Pyme quien haga la cobranza, para que no se deterioren las relaciones con sus clientes y se haga la cobranza profesionalmente. 

Si con la cobranza extrajudicial no se logra ning√ļn resultado dentro de 10 d√≠as, se recomienda iniciar la cobranza judicial a la brevedad posible, dado que mientras menor sea la mora, mayor la probabilidad de recuperaci√≥n del monto adeudado.

Si bien, es importante y necesario la cobranza extrajudicial, el juicio por sí mismo se convierte en una herramienta efectiva para poder recuperar esa deuda que tiene una Pyme.

Cabe destacar que las facturas como t√≠tulo ejecutivo vencen y prescriben despu√©s de un a√Īo, contado desde su vencimiento. Si no se hace la cobranza a tiempo la posibilidad de cobrar ejecutivamente la factura se pierde, y es necesario iniciar un juicio ordinario que es m√°s lento y costoso.¬†

Para otorgar mejores posibilidades a las PYMEs, la ley establece mecanismos judiciales rápidos y efectivos. La ejecución propiamente tal debe ser rápida en consideración de que la ley establece plazos que son bastante acotados.